miércoles, 26 de septiembre de 2012

Fisioterapia respiratoria

             Es difícil escoger un tema o una técnica concreta para empezar, pero creo que la fisioterapia respiratoria se merece el primer puesto.

Pero, ¿qué es la fisioterapia respiratoria?:

Es un método de fisioterapia especializado que engloba un conjunto de técnicas para la prevención, curación y estabilización de las enfermedades pulmonares. 

¿Para qué sirve?:

  • Favorece la expulsión de secreciones, logrando una mayor apertura de las vías aéreas
  • Mejora la movilidad de la caja torácica y la elasticidad pulmonar
  • Mejora la sintomatología (disminuir frecuencia respiratoria, aumentar la saturación...) 
  • Permite reducir la dosis de fármacos (siempre según criterio médico)
  • Evita o reduce los ingresos hospitalarios
  • Mejora el bienestar del bebé (o del adulto) y de la familia (más calidad en el sueño y en la alimentación)
           ¿Cuándo acudir a un fisioterapeuta especializado?

Ante la presencia de cualquier enfermedad respiratoria y a cualquier edad. La dificultad para expulsar las secreciones puede causar sobreinfecciones y estas infecciones respiratorias repetidas pueden causar daños transitorios o permanentes en el pulmón.
En los bebés, la capacidad pulmonar es menor y tienen más dificultad para toser (con tos ineficaz), por lo tanto, tienen más mocos y menos capacidad para expulsarlos. Todo ello hace que las vías respiratorias, que aún son muy estrechas, se inflamen con facilidad. Entonces, la respiración se va haciendo más corta y más rápida.
La fisioterapia respiratoria está especialmente recomendada en alteraciones pulmonares causadas por alergias, bronquitis, bronquiolitis, infecciones víricas, fibrosis quística, asma, neumonía... 

¿Qué se hace en una sesión?

En la primera sesión, se realiza una breve historia clínica para conocer las características del niño/a y su historia previa. A continuación, se examinará al niñ@ comprobando la frecuencia respiratoria, el tipo de respiración y se auscultará al niño/a para valorar el estado respiratorio y, si existen secreciones, conocer su ubicación y profundidad.
  
Una vez que conozca todos los datos, el fisioterapeuta decidirá el tipo de intervención y/o técnicas a utilizar. Un ejemplo de sesión tipo cuando existen secreciones, consistiría en realizar el lavado nasal y a continuación realizar maniobras que faciliten la expulsión del moco alargando los tiempos espiratorios y favoreciendo el drenaje de las secreciones.

Durante la sesión es recomendable que los padres estén con su hijo/a en todo momento para tranquilizarle y darle seguridad. A su vez, los padres pueden ver las técnicas y aprender las maniobras básicas para aplicarlas ellos mismos. Los niños/as pueden llorar a lo largo de la sesión, aunque las maniobras no causan daño alguno.         

Se realizarán pausas para que el niño/a descanse y no se fatigue, aprovechando para volver a auscultar y comprobar la eficacia de las técnicas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada